BULTACO SHERPA T 350 MOD. 199

BULTACO SHERPA T 350 MOD. 199

sábado, 7 de julio de 2018

El Pistón de la Sherpa

Autor: Antonio Garrido

En primer lugar, quisiera agradecer a Germán García su invitación.
Germán no solo demuestra su generosidad brindando sus conocimientos y su pasión a cuantos leemos las extraordinarias entradas de sus blogs. Esta predisposición a ayudar, unida a su cercanía, ha ocasionado que en la actualidad nos una una buena amistad, sostenida por nuestra afición común: las magníficas Bultaco Sherpa.

El pistón de las Sherpa
Desde sus inicios, Bultaco  confió en la prestigiosa marca alemana de pistones Mahle para equipar a la mayoría de sus motores, a través de su filial española FISA  “Fundiciones Industriales S.A” de Vilanova i la Geltrú (Barcelona), adquirida por el grupo MAHLE (Stutgart – Alemania) en el año 1973. El origen de esta decisión obedece a una curiosa historia.
Apenas terminada la carrera de ingeniería, Paco Bultó fundó (con un capital de 160 000 pesetas) la empresa Barella y Bultó, SL, en colaboración con su amigo y compañero de estudios, Antoni Barella,​ en unos terrenos cedidos por su padre en Vilanova y la Geltrú. La empresa se dedicaba a la fabricación de pistones y segmentos destinados a los motores de combustión interna. En el futuro, aquella empresa, reconvertida a Fundaciones Industriales, SA (FISA), se convirtió en el principal suministrador de la industria estatal de automoción, llegando incluso a exportar a Alemania una vez se asoció con la empresa alemana Mahle. Como anécdota el nombre de Bultaco, lo inventó el mismo Bultó para usarlo como dirección telegráfica para comunicarse con la alemana Mahle​ por los asuntos de su empresa, FISA, resultado de escoger las cuatro primeras letras de su apellido seguidas de las tres últimas del nombre, Paco.
Cuando D. Paco Bultó fundó Bultaco, lógicamente escogió a FISA como proveedora de pistones.
El pistón Mahle utilizado por Bultaco es un émbolo de fundición de aluminio de alta calidad. Su bulón está ligeramente descentrado hacia el escape, lo que permite disminuir el esfuerzo soportado por la biela en el momento de la explosión. Incorpora dos agujeros de 10.5 mm de díametro, taladrados en un ángulo de 55º cuyo propósito es trasvasar parte de la mezcla fresca desde la cámara de precompresión a la cámara de combustión, a través de los dos transfers verticales ciegos de sobrecarga situados a ambos lados de la lumbrera de admisión. Esta mezcla fresca tiene como objetivo provocar un llenado adicional que además de refrigerar las paredes del pistón y proporcionar un ligero aumento de potencia,  modifica la hidrodinámica de la mezcla para facilitar la salida de los gases quemados. Adicionalmente, presenta dos minúsculos ofrificios de engrase en el alojamiento del bulón para su correcta refrigeración.

A fin de controlar el desplazamiento horizontal, incorpora dos arandelas de ajuste entre pistón y pie de biela, que deben montarse con el ranurado orientado hacia la jaula de agujas para garantizar su engrase.
Las faldas del pistón son símétricas, es decir, poseen la misma altura, tanto en el lado de admisión como en el de escape.
Los segmentos, en forma de L, tienen los fiadores del pistón ubicados hacia el escape para evitar interferencias con los transfers de sobrecarga. El superior tiene una altura de 2.5 mm y el inferior de 2 mm. La distancia entre puntas preconizada, para segmentos nuevos, alojados en la camisa, a la altura de compresión, es de 0.05 a 0.15
Respecto a su díámetro, de origen mide 83.20mm, ofertándose en su día 4 pistones de sobremedida con incrementos de 0.25mm. (83.45-83.70-83.95-84.20). Estas medidas no eran exactas, sino que variaban en milésimas en función del lote de fabricación, por lo que se hacía preciso referirse a las marcas de montaje para conocer las tolerancias de rectificado adecuadas.
Por tal razón, los pistones Mahle presentan en su cabeza unos símbolos que nos permiten conocer tres datos imprescindibles: el diámetro del pistón, la tolerancia de rectificado y la dirección de montaje, si bien esta última es obvia, ya que viene referenciada por los agujeros de transferencia que, como hemos dicho, van orientados hacia la lumbrera de admisión.
Respecto a la marca que nos informa sobre el diámetro del pistón, encontraremos los siguientes casos: sin cifra ninguna, en cuyo caso nos encontramos con un pistón original en medida 83.20, o con las cifras de 0.25 / 0.50 / 0.75 / 1.00 que harán referencia a las distintas sobremedidas.
La siguiente marca que encontraremos grabada, es un signo “+” o un signo “-“. Este valor nos indicará la tolerancia de rectificado. Para conocerla, debemos acudir a la tabla de medidas adjunta, en la que el valor reflejado corresponde al diámetro final al que debe ser rectificado un cilindro para adaptarse al pistón disponible.


Por último aparecerá grabada una flechita que nos indica la dirección de montaje (la flecha debe apuntar hacia la tobera de escape)
La inscripción T2 que aparece en algunos pistones no tiene relevancia ninguna.

Así, en la foto siguiente observamos  la cifra 0.75, indicadora de que se trata de un pistón 3ª sobremedida, y el símbolo (-)

En este caso, y dirigiéndonos a la tabla superior, encontraremos que a la sobremedida de 0.75 (-)  le corresponden unos valores de 84.05 y 84.06, rango que deberá respetar el rectificador.

En la siguiente foto se aprecia la flechita, los símbolos T2, sin relevancia alguna, el símbolo “-“, que nos indica la tolerancia y la ausencia de numeración relativa a sobremedidas, lo que nos indica que nos encontramos ante un pistón en su medida estandar, 83.20

Algunos de los pistones fabricados por Mahle carecen de las marcas mencionadas anteriormente, presentando en su lugar unas inscripciones estampadas con tinta, que si bien son perfectamente visibles cuando el equipo es nuevo, desaparecerán una vez se utilice. Estos pistones muestran en su cabeza la medida exacta del diámetro (en lugar de la sobremedida) y las letras JG seguidas de la tolerancia de rectificado.

En el caso del pistón de la foto observamos que nos encontramos ante un émbolo de 83.41 mm de diámetro, y la tolerancia de rectificado, JG 0.04 mm, es decir, el diámetro final del cilindro después de rectificado, que para este pistón específico, debería ser de 83.45 mm exactos.

En este punto, parece oportuno adjuntar la tabla de tolerancias pistón/camisa, lo que nos permitirá conocer en qué momento debemos proceder a su rectificado.



En la actualidad, la posibilidad de encontrar pistones originales Mahle es muy limitada, ya que los que había en stock se fueron vendiendo hasta agotar prácticamente sus existencias.
A día de hoy, la oferta de pistones aftermarket, adaptables al motor sherpa se limita a tres marcas de reconocido prestigio: Wossner, distribuido por Barikit, Wiseco e Italkit/vertex. Estos pistones carecen de los orificios de transferencia.

En los tres casos habremos de comprobar las medidas, verificar la altura de las faldas (idénticas) y practicar los orificios de transferencia cuya posición, diámetro y sobre todo, inclinación, han de coincidir exactamente con la de los originales. Si la inclinación no es la correcta, el flujo hidrodinámico que optimiza el vaciado de los gases quemados no será tan eficaz.


miércoles, 21 de marzo de 2018

Fuelles guardapolvos de cables

Tanto los cables de freno como el cable del embrague llevan estos protectores de goma justo antes de la leva para que no entre polvo entre la funda y el cable


domingo, 4 de febrero de 2018

Antonio Garrido; nuevo autor en este Blog

A través de este Blog conocí a Antonio Garrido y desde entonces hemos mantenido una estrecha relación que pivota sobre en las Bultaco Sherpa pero que se extiende  a otros temas mas prosaicos.

Antonio combina sus conocimientos de mecánica y automoción, con una facilidad de escritura asombrosa. Si a esto le unimos su pasión por estos hierros, un olfato de perdiguero con google y sus trabajos actuales sobre Sherpa 199A creo que es la persona ideal para ampliar este Blog. Por ese motivo le he pedido que colabore creando todas las entradas que considere.

Su genialidad e ingenio le va dar una salto cualitativo a este blog. Bienvenido!!!



jueves, 1 de febrero de 2018

Otro libro de hierros

Hace ya unos meses compré el 2º libro sobre Trial Vintage de Jean Claude Coméat. Como el primero, imprescindible...